Conclusiones tras Greencities 2018

greencities
El 9º foro de inteligencia y sostenibilidad urbana tuvo lugar en Málaga los días 25 y 26 de abril

Con motivo de su celebración, Administraciones, ciudades, pueblos y profesionales han protagonizado numerosos debates y expuesto experiencias prácticas sobre el concepto de Smart City o ciudad inteligente.

La tendencia actual es el crecimiento de la población urbana y el consecuente despoblamiento de las zonas rurales.

Esto provoca fuertes desequilibrios a la vez que plantea numerosos retos para las ciudades, que ven aumentar su población gradualmente.

En esta edición de Greencities ha habido una premisa común entre todos los participantes: el eje sobre el que gire la smart city debe ser el ciudadano, no la tecnología.

De poco sirve que las ciudades decidan invertir en la mejor tecnología si el ciudadano no puede percibirla, conocerla y hacer uso de ella.

La tecnología debe humanizarse y ser de utilidad en el día a día de las personas, mejorando la calidad de vida de las mismas.

Bajo esta idea, es cierto que las nuevas tecnologías pueden ayudar a las ciudades a superar sus particulares retos: comunicaciones, gentrificación, gestión de los residuos, movilidad, turismo…

Pero para ello es indispensable analizar y planificar. Analizar todos los aspectos de la ciudad para, posteriormente, identificar los problemas y poder planificar estratégicamente las correspondientes acciones.

 

smart city

 

Los pueblos también son smart

Cabe señalar que todo lo dicho hasta ahora es igualmente aplicable a los pueblos y territorios rurales.

Las ciudades y pueblos configuran el territorio, por lo que carece de sentido tratarlos por desigual.

El continuo despoblamiento y progresivo envejecimiento de su población, la falta de oportunidades laborales o el difícil acceso a las nuevas tecnologías son solo algunos de los problemas a los que se enfrentan los pueblos.

Las distintas Administraciones deben poner en marcha planes e iniciativas que conviertan las fortalezas de los pueblos en oportunidades de crecimiento, invertir en infraestructura y servicios e incentivar la economía local.

Y, al igual que en las ciudades, la tecnología puede ser de gran ayuda si se implementa correctamente y obedece a un fin, naciendo así el concepto «smart village».

Pero tanto smart city como smart village son parte del concepto superior de territorios inteligentes: ciudades y pueblos más eficientes, sostenibles, conectados y confortables.

Queremos saber tu opinión

avatar